Ya hemos comenzado nuestra andaduría en «Cuidados entre cuidadores». Si, lo que lees; y además lo hemos hecho dentro de la Sanidad Pública Catalana, en dos áreas de atención primaria de Barcelona.

Todo es muy intenso. A medida que transcurre cada taller de «La ruta del autocuidado», siento una inmensa gratitud por sostener este proyecto, por cada participante que deposita su confianza en nuestro acompañamiento y por la apertura a recibir una visión de la vida (y la salud) tan diferente a la que, en general, estamos acostumbrados. Cada pregunta y reflexión que plantean es una perla.

También acojo una sensación de certeza, sabiduría, amor y potencia con respecto a cada uno de l@s colegas que forman parte del equipo y hacia mi misma. Se me abre el corazón y afloran lágrimas en mis ojos en varios momentos de estas semanas.

Gracias, gracias, gracias infinitas vida.

Photo by Gelgas Airlangga on Pexels.com